domingo, 12 de julio de 2009

La Concepción




Este monasterio que fuera el más grande y antiguo, también fue el más destruido y sirvió de prototipo para todos. En el siglo XVI la iglesia era muy importante, con su cubierta de artesón y su retablo de Pedro de Requena y Juan Gómez (1580). En el año de 1664, tuvo retablos de Nicolás de Vergara y de Juan de Rojas en 1704, pero el más importante fue realizado por Jerónimo de Balbás en 1748, del cuál solo quedan los registros de su existencia en documentos del Archivo de Notarías y el Archivo General de la Nación. Fue el retablo churrigueresco más importante en la Nueva España; desgraciadamente fue hecho leña para sustituirlo por uno neoclásico que carece de gracia. La extraordinaria imagen de la Purísima Concepción todavía se conserva, la cuál fue tallada en madera y estofada, obra del siglo XVII. El convento que era como una ciudadela fue fraccionado y arruinado. Actualmente solo quedan unos cuantos restos.